Atención temprana

Se entiende por Atención Temprana el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0 – 6 años, a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen riesgo de padecerlos. Estas intervenciones, que deben considerar la globalidad del niño, han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar.

(Libro Blanco de la Atención Temprana, 2000)

Se lleva a cabo un modelo de tratamiento biopsicosocial, interviniendo con el niño, su familia y con el Centro Educativo, para hacer frente a las dificultades que condicionan el desarrollo armónico, y así favorecer en su mayor grado la adaptación personal, familiar, social y escolar del niño.

La intervención se divide en las siguientes áreas:

  • Cognitiva: para favorecer que el niño sea capaz de desarrollar interacciones sensoriomotoras activas con su entorno inmediato que le proporcionen experiencias que contribuyan al conocimiento de las cualidades de los objetos y del mundo que le rodea, mediante el desarrollo de conductas relacionadas con procesos cognitivos superiores (percepción, atención, memoria, razonamiento).

  • Motora: encaminada a facilitar el desarrollo del control y la coordinación muscular que favorezca el niño el uso y control de los músculos del cuerpo (desarrollo motor grueso y fino).

  • Comunicación: dirigida a que el niño desarrolle las habilidades prelingüísticas básicas que favorezcan el desarrollo de la capacidad comprensiva y expresiva del lenguaje, tanto a nivel grestual como verbal, que le permitan una comunicación eficaz con el medio que le rodea.

  • Personal/social: encaminada al desarrollo de capacidades y características que permitan al niño establecer relaciones sociales significativas con los adultos y sus iguales, contribuyendo al desarrollo de su autoconcepto y a la expresión de sentimientos.

  • Adaptativa: destinada a que el niño adquiera y desarrolle las rutinas y hábitos básicos de autonomía que le permitan ser más independiente para alimentarse, vestirse, asearse, etc.