Dificultades de aprendizaje

El fracaso escolar o un rendimiento académico bajo, pueden estar ocasionados por las denominadas dificultades de aprendizaje, aunque podría no ser la única causa.

Son una serie de dificultades que afectan a la lectura, a la escritura o al cálculo, lo que supone un obstáculo para una escolarización normal del niño, por su repercusión en los aprendizajes posteriores y en su rendimiento escolar general, pudiendo desencadenar a largo plazo efectos negativos sobre la autoestima, el autoconcepto y las relaciones sociales.

Se caracterizan por un rendimiento en una o varias materias escolares por debajo de lo esperado según la edad del niño, con un nivel de inteligencia normal, en ausencia de déficits sensoriales o motores, sin problemas emocionales o motivacionales y con un ambiente sociocultural y educacional adecuado.

Su incidencia varía entre el 10 y el 15% de la población en edad escolar, aunque sólo el 2% de estos niños recibe algún tipo de adaptación o educación especial.

Se ha observado una alta comorbilidad entre las diferentes dificultades de aprendizaje y con otros trastornos como TDAH, problemas de atención, de funciones ejecutivas, de memoria, lingüísticas…