Trastorno por déficit de atención con y sin hiperactividad (TDAH/TDA)

El trastorno por déficit de atención con y sin hiperactividad (TDAH y TDA, respectivamente) es una alteración de las funciones ejecutivas debido a una disfunción cerebral.

Las funciones ejecutivas agrupan un conjunto de procesos cognitivos superiores para el control y la regulación de la cognición, las emociones y la conducta que se ven afectados en los niños y adolescentes con este trastorno. Entre estos procesos, además de la atención, se encuentran la inhibición de distracciones, la memoria de trabajo (capacidad para mantener información y trabajar con ella), resolución de problemas, planificación y organización de las tareas, selección adecuada de objetivos, inicio y mantenimiento de un plan, autocontrol mental y motor (frente a impulsividad), capacidad de ajustarse a las normas, flexibilidad para adaptarse al ambiente (cambio de estrategia cuando se requiera), motivación para iniciar y mantener una actividad, supervisión de la propia conducta y control y regulación emocional. Las funciones ejecutivas integran el funcionamiento del resto de funciones cognitivas (visuales, lingüísticas, mnemónicas, etc.).

Como consecuencia de estas dificultades, se afecta el aprendizaje escolar, aunque también aparecen alteraciones emocionales, motivacionales y sociales.